Seguridad, Higiene y Medio Ambiente


Ir al Contenido

puesta a tierra

mediciones ambientales

INTRODUCCIÓN

La Comisión de Higiene y Seguridad se abocó a la confección de la Recomendación COPIME sobre el contenido del protocolo de medición de resistencia de puesta a tierra. Luego de un detenido trabajo, se consideró oportuno someterlo a la consideración de la Comisión de Instalaciones Electromecánicas, recibido de ésta con observaciones, se aprobó finalmente en la forma que se elevó al Plenario de Consejeros, resultando aprobado, en la Reunión Plenaria de fecha 03/09/99, bajo el título de "Recomendación COPIME H y ST Nro 1.0 - Nov/99 - Protocolo de Medición de Puesta a Tierra.

La Comisión de Higiene y Seguridad en el Trabajo del Consejo Profesional de Ingeniería Mecánica y Electricista tiene, en consecuencia, sumo placer en ofrecer a los colegas matriculados en el Consejo, una herramienta que espera sirva para el mejor ejercicio de la profesión y, muy especialmente, para beneficio de la comunidad, habida cuenta de la trascendente función que la medición considerada tiene para la seguridad de las personas frente al riesgo eléctrico.
Las distintas normas de aplicación establecen que deben ponerse a tierra las partes metálicas de los aparatos e instalaciones que no pertenezcan al circuito de servicio, y puedan entrar en contacto con partes sometidas a tensión en caso de avería o establecimiento de arcos. Por este motivo, en los aparatos y en las partes de la instalación hay que prever un cable de puesta a tierra que se conecte directa o indirectamente a la toma de puesta a tierra, constituida por jabalinas y mallas de conductores enterrados convenientemente.
Para una acción eficaz, resulta primordial que la resistencia de puesta a tierra tome un valor tal que no origine tensiones peligrosas al circular la corriente de falla; por lo que su valor está perfectamente acotado por las normas de aplicación para los distintos tipos de instalaciones.
La base de un buen sistema de puesta a tierra comienza con la selección del mejor lugar de emplazamiento y el ensayo del suelo que rodeará a la toma, procurando localizar el área con la más baja resistividad. Luego de su instalación, se debe ensayar la toma de tierra propiamente dicha, para verificar que su valor se corresponde con el de diseño. Finalmente se recomienda realizar controles periódicos para detectar cambios en los valores correspondientes.
Por todo lo anterior, la medición correcta de la resistividad del terreno y de la resistencia de puesta a tierra de una instalación determinada adquiere una importancia relevante.
En principio digamos que los valores que se pueden medir en la práctica se ven influenciados por una serie de factores que impiden obtener resultados con gran exactitud.
Entre los mismos podemos citar la posible existencia de corrientes vagabundas de CC y de CA, el carácter electrolítico del terreno y su eventual polarización, la aparición de potenciales galvánicos, el acoplamiento inductivo y/o capacitivo con otros sistemas, la ocurrencia de lluvias cercanas al momento en que se hace la medición, entre ellas podemos citar: las irregularidades en la composición geológica del terreno y su grado de compactación.

Página de inicio | servicios empresas | mediciones ambientales | CONTACTO | planos evacuacion ley 1346/04 GCBA | clientes | Certificado Edificio Seguro | Mapa del Sitio


Regresar al contenido | Regresar al menú principal